Los Koguis vuelven al mar – Colombia

Por: Mariana Escobar Roldán

Por primera vez en Colombia un pueblo indígena compra y recupera un sitio
sagrado que le perteneció antes de la llegada de los españoles.

Indígenas koguis en el mar, antes de la ceremonia de pagamento, celebrada el
5 de mayo, por el sitio sagrado que recuperaron. / Cortesía Ricardo
ReyIndígenas koguis en el mar, antes de la ceremonia de pagamento, celebrada
el 5 de mayo, por el sitio sagrado que recuperaron. / Cortesía Ricardo Rey

Hace cinco siglos, antes de que los españoles hicieran del Caribe su ruta a
las Indias, gran parte de los pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta
vivían a orillas del océano, emprendían largas travesías en busca de pescado
y recolectaban caracuchas, similares al caracol, que consumían trituradas y
mezcladas con hojas de coca para pensar y comunicarse mejor.

“El mar era la madre”, dice el mito de creación de los koguis. Sin embargo,
según cuenta Alessandro Martínez, del grupo de arqueología del Instituto
Colombiano de Antropología e Historia, con la llegada de los “bárbaros”
muchos indígenas fueron sometidos y esclavizados hasta desaparecer, y los
que sobrevivieron buscaron refugio en la montaña litoral más alta del mundo,
la Sierra Nevada de Santa Marta, donde el clima y las pendientes detuvieron
a los españoles en su empresa conquistadora.

Allá han vivido por décadas koguis, arhuacos, wiwas y kankuamos, cuatro
pueblos que cambiaron la pesca por la agricultura y terminaron adaptándose a
una vida lejos del mar. Sin embargo, con las olas dejaron buena parte de sus
sitios sagrados, “donde los mamos (sus máximas autoridades) se concentran,
traen las ideas, la fuerza para gobernar, cuidan el equilibrio entre hombre
y naturaleza e impiden tanta catástrofe”, según comenta José de los Santos
Sauna, cabildo gobernador de los koguis.

Indignada con esta historia de desarraigo, el 27 de junio de 2005, durante
una actividad organizada por los indígenas en el Festival de Poesía de
Medellín, Natalia Hoyos, una joven de Manizales, dijo haber recibido un
llamado: entregarles a los koguis una tierra de propiedad de su padre, sobre
la Línea Negra, que, de acuerdo con el antropólogo Pablo Mora, tiene la
mayor concentración de sitios sagrados y carga con las peores amenazas del
turismo, el comercio, la infraestructura y la explotación agrícola.

“Recorreré todo el camino para hacer posible que estas tierras vuelvan a sus
guardianes originales”, escribió Hoyos en una carta que envió a los mamos de
la Sierra en 2011 y cuyas palabras terminarían por cumplirse, porque si bien
tardó meses convenciendo a su familia y hubiera querido entregar sin
prebendas lo que siempre fue de los koguis, su padre accedió a vender a los
indígenas cada hectárea por $15’000.000, una suma irrisoria comparada con
los cerca de $70’000.000 que cuesta la hectárea en la zona.

El problema llegó cuando empezó la búsqueda de recursos. “Tocamos muchas
puertas, pero nadie entendía que se trataba de algo histórico, del primer
sitio sagrado que compraría y recuperaría una comunidad de indígenas en
Colombia, y tal vez en América Latina y el mundo”, recuerda Juana Londoño,
miembro de la Fundación Pro-Sierra, que apoya la conservación y recuperación
natural del territorio.

Tras el no de empresas, oficinas del Estado y benefactores, ocurrió la
“magia”, como llama Londoño al desenlace de aquella lucha: el Ministerio de
Cultura entregó $850’000.000; la organización ACT (Amazon Conservation
Team), $540’000.000, y los indígenas, $480’000.000.

A 800 metros de la desembocadura del río Jerez, en Dibulla, La Guajira,
volvió a manos de los koguis el sitio llamado Jaba Tañiwashkaka, 1.300
metros de playa y 155 hectáreas de tierra sin carreteras donde anidan las
tan amenazadas tortugas icoteas y el mar es tan sereno como sus nuevos
propietarios.

En la zona abundan las caracuchas, por las cuales los indígenas deben pagar
entre $15.000 y $20.000 en Riohacha, si quieren conservar su tradición del
poporeo, acción de mascar hojas de ayo o de coca mezcladas con cal y que,
según su cultura, con el pasar de los años les permite llegar a su fin
último: la sabiduría.

No hay duda de la importancia que tiene esta nueva figura de protección para
un sitio sagrado: las comunidades se apropian y aseguran con recursos
propios su futuro. Incluso, recientemente, Jaba Tañiwashkaka fue declarado
por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural como Bien de Interés Cultural
del Ámbito Nacional; por lo que dice Juan Mayr, exministro de Medio Ambiente
que participó en el proceso, se trata de un precedente para que minorías de
todo el país blinden sus territorios contra el daño ecológico que deja la
intervención “arrasadora” de empresas petroleras, mineras y turísticas.
Juana Londoño, por su parte, expresa que “este es el ejemplo de que los
koguis ya están en el mar y que para defender la tierra no hay que mancharse
de sangre”.

El 5 de mayo, la comunidad realizó allí una ceremonia de pagamento para dar
“gracias” por el sitio al que retornaron y que utilizarán para sus rituales.
Ofrecieron plumas de guacamaya azul, caracoles, cuarzos y otras piedras,
mientras el mamo José Gabriel Alímaco, emocionado, decía: “Se cumple el
sueño que tenía desde que era un niño de recoger la primera caracucha, la
primera semilla en la Línea Negra, en nuestro territorio ancestral”.

Por: Mariana Escobar Roldán

Advertisements
This entry was posted in blog. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s